Los frutos secos no engordan

A día de hoy, no se puede afirmar que los frutos secos engordan. Veamos por qué:

  1. En primer lugar, una revisión de estudios científicos, realizada por un experto en epidemiología nutricional, afirma que1Los estudios epidemiológicos indican que a mayor consumo de frutos secos, menos peso corporal. Por otra parte, en los estudios en que se ha “obligado” a tomar frutos secos, no se han observado cambios en el peso de los participantes, aunque en algunos de estos estudios se ha constatado una ligera tendencia a perder peso. Por último, los datos preliminares indican que las personas que siguen dietas ricas en frutos secos, excretan más grasa en las heces.
  2. La segunda cita justificativa proviene de un proyecto financiado por el Ministerio de Sanidad y Consumo, llamado “Predimed”. Es una red de grupos sobre nutrición y enfermedad cardiovascular, que engloba a la mayoría de grupos españoles que trabajan e investigan en estas áreas. En su web, encontramos esta cita: “Se ha constatado que las personas que consumen frutos secos tienen un peso inferior y engordan menos con los años que las que casi nunca los toman”2.
  3. La tercera la encontramos en la web de la Asociación Americana de Dietética3“Pese a que los frutos secos tienen muchas grasas y calorías, nuevas investigaciones indican que los frutos secos pueden ayudar en la pérdida de peso”.
  4. Por último, es interesante destacar los resultados de un estudio publicado en una importante revista científica del campo de la obesidad4 en el que se compararon dos dietas para adelgazar: una pobre en grasa (< 20% del total de energía) y energía, y otra pobre en energía pero con un contenido medio en grasa (35%) procedente fundamentalmente de los frutos secos (con un aporte de 20% de grasa monoinsaturada). Los participantes en el estudio fueron 101 sujetos con sobrepeso, de los que la mitad fueron asignados a una dieta y la otra mitad a la otra. A los 6 meses de seguimiento la pérdida de peso fue similar en ambos grupos, pero la situación cambió a los 18 meses: en el grupo con ingestión de frutos secos se habían perdido 7 kg más que en el grupo con dieta pobre en grasa. Además, el seguimiento de la dieta fue muy superior para este grupo (a los 18 meses aún siguieron la dieta el 54% de los participantes), mientras que en el grupo pobre en grasa la tasa de seguimiento fue mucho menor (20%).

– Equipo de nutrición de la UVE

 

Referencias:
1. Sabate J. Nut consumption and body weight. Am J Clin Nutr. 2003 Sep;78(3 Suppl):647S-650S. Review. [Consulta: 19/4/2005]
2. Predimed. Díptico frutos secos. [Consulta: 19/4/2005]
3. American Dietetic Association. Can nuts equal weight loss? [Consulta:19/4/2005]
4. McManus K, Antinoro L, Sacks F. A randomized controlled trial of a moderate-fat, low-energy diet compared with a low fat, low-energy diet for weight loss in overweight adults. International Journal of Obesity 2001;25:1503-11 [Consulta:19/4/2005]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *