Image Alt

Básicos II: congelador vegano

  /  Blog UVE   /  Alimentación   /  Básicos II: congelador vegano
verduras congeladas

Básicos II: congelador vegano

Seguimos con la serie de básicos de alimentos a tener en casa en nuestra alimentación libre de productos de origen animal. En el post anterior hablábamos sobre el frigorífico. En esta ocasión nos centramos en la parte del congelador. Esta parte del frigorífico nos da muchas posibilidades:

 

  • Practicidad: Realmente puede ser muy útil tener varios alimentos mínimamente procesados, o procesados en casa para hacernos más fácil y rápido el incluir sobre todo verdura, en nuestro día a día. Para mucha gente, no es una opción tener que lavar y cortar la verdura ya que no congelador veganotienen nada de tiempo, pues bien, las verduras congeladas pueden ser lo necesario para que no se olvide esta importante parte de nuestro plato.
  • Aumentar vida útil: Otro caso sería el de congelar verduras frescas lavadas y cortadas en casa como las judías verdes, brócoli, coliflor, lombarda, espinacas… De modo que estén listas en cualquier momento y no necesitemos consumirlas en seguida en caso de haber comprado en gran cantidad.
  • Batchcooking: Algo que ayuda mucho a la hora de facilitar la planificación de las comidas y el tiempo que le dedicamos al cocinado es practicar el “batchcooking”. Esta técnica tiene muchas variantes, pero a mí me parece especialmente útil el hecho de cocinar el doble o triple de raciones que vayas a comer, y congelar porcionado. Esto depende, obviamente, de la cantidad de personas que tengas que alimentar y del espacio que tengas en el congelador. Hamburguesas de legumbres, purés, guisos… En el congelador puede guardarse todo excepto aquellas preparaciones con patata cocida como  una tortilla, un puré o un guiso. El resto de alimentos congelan y descongelan muy bien.
  • Trashcookig: Recomiendo también una técnica de trashcooking para reducir nuestro residuo y aprovechar al máximo los alimentos que consiste en guardar los restos de alimentos frescos (que normalmente tiramos a la basura) en un táper, congelarlo y cuando haya bastante cantidad, hacer caldo de verdura con ello. Cada vez sale de un sabor!
¿Cómo congelar?

Siempre se debe esperar a que el alimento o plato esté a temperatura ambiente antes de congelarlo, y por supuesto, debe estar recién cocinado o como mucho llevar 2 días en el frigorífico. Esto es clave para no romper la cadena de frío de tu frigorífico o congelador, así evitamos disminuir la temperatura de los alimentos que ya están congelados y aumentar el gasto energético que supone congelar un alimento caliente.

Se recomienda escribir la fecha del día que se congela el alimento en el exterior y colocarlos siguiendo la técnica FIFO (first in, first out), de modo que cada nuevo alimento se coloque al fondo y no nos olvidemos años de algo que tengamos congelado, que aparte de ocupar un preciado espacio en el congelador, puede ser peligroso si lo consumimos.

Más o menos la duración de los alimentos en el congelador es de entre 3 y 12 meses. Si se trata de un alimento que se compra congelado, el tiempo máximo de vida útil vendrá marcado en la etiqueta.

 

Grupo de alimentosTiposConsejosTiempo máximo
Verdura

Brócoli, coliflor, mezclas de setas, espinacas, guisantes, ajos tiernos, judías verdes, coles de Bruselas, mezclas de verduras para saltear o hacer puré (vigilar ingredientes)…

Caldos de verduras.

Restos de verduras para caldo.

Cocinar directamente sin descongelar.

Se pueden saltear o cocer.

No se deben congelar aquellas para consumir frescas como el tomate, lechuga o pepino.

1 año para la verdura en general.

2 meses para caldos caseros y verduras para caldo.

Fruta

Aquellas frutas que no son de temporada para poder tomar el resto del año:

Frutos rojos, fresas, arándanos, moras, cerezas…

Plátano para helados.

Membrillo.

Para utilizar en batidos o como toppings de yogur, avena…

El plátano que vemos que se va a pasar, podemos trocearlo y guardarlo en una bolsa en el congelador para hacer helado.

1 año para la fruta fresca.

6 meses para el membrillo o compotas.

PanCasero o comprado. Crudo u horneado.

Congelar por porciones y descongelar al momento en el frigorífico, en el horno, encima del radiador, al sol o en el microondas.

La textura final cambiará según el método de descongelación utilizado.

1 mes para el pan sin hornear

3 meses para el pan horneado

Legumbres, derivados y seitán

Tofu*, tempeh, seitán casero o comprado.

Hamburguesas compradas o caseras. Edamames.

Congelar en porciones y bien envuelto para que no quede aire alrededor.

Cocinar una vez descongelado en el frigorífico.

El edamame se hierve directamente.

3 meses para el tempeh

6 meses para el tofu y seitán

4-5 meses hamburguesas y soja texturizada hidratada

Platos caseros “batchcooking”

Guisos de legumbres o legumbres cocidas.

Purés sin patata.

Hamburguesas de legumbres, embutido y seitán casero.

Croquetas, lasaña, canelones horneados.

Descongelar en el frigorífico antes de cocinar excepto en el caso de lasaña o croquetas, que se deben hornear o freír directamente.

4-5 meses guisos, legumbres, croquetas, lasaña…

6 meses para el seitán

CubiteraDe agua para hielos o con caldo de verduras, especias picadas, frutos rojos etc.Utilizar directamente en bebidas o descongelar en el frigorífico para utilizar como caldo/especias.1 año
Procesados y ultraprocesadosPizzas, hamburguesas, rollitos de primavera, ensalada de wakame, helados…

Deben ocupar muy poco espacio en la nevera.

Las instrucciones de uso vienen indicadas por el fabricante.

1 mes para los helados

Pizza, hamburguesas, rollitos de primavera, seguir las instrucciones del fabricante

*El tofu puede congelarse pero su textura cambia, pierde mucha agua y se vuelve más esponjoso, aunque depende mucho del tofu en cuestión. Puede ser una técnica recomendable para utilizarlo para guisos ya que va a absorber mucho más los sabores. Cambiará de color a marrón cuando se congele, pero vuelve al blanco una vez descongelado.

 


Cristina Casado
Dietista-nutricionista graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Valladolid y especializada en Nutrición Clínica y Deportiva Vegetariana y Vegana por el Instituto de Ciencias de la Nutrición y la Salud.
Para más información o contacto puedes enviar un mail a nutricion@unionvegetariana.org

 

 

Comentarios

  • Patricia Méndez Hurtado

    Responder

    Hola, me viene de perilla esta página ya que mi hija con 11 años, se acaba de “convertir” en vegana y ésta información es primordial para que tenga una buena alimentación. En una de esas, también me “convierto” en vegana. 😁

    20 agosto 2020

Publica un comentario

No tienes permisos para registrate