Image Alt

¿Pueden ciertos alimentos veganos ser más o menos sostenibles?

  /  Blog UVE  /  Alimentación  /  ¿Pueden ciertos alimentos veganos ser más o menos sostenibles?

¿Pueden ciertos alimentos veganos ser más o menos sostenibles?

La importancia de los recursos naturales en el desarrollo de sociedades sostenibles.

 

El desarrollo sostenible busca maximizar el bienestar de nuestra generación sin comprometer el bienestar de las generaciones futuras (1). Ya sabemos que el desarrollo que la sociedad está llevando no es sostenible. Las tendencias de consumo tradicionales provenientes de la era industrial han dejado estragos en las tendencias productivas y consumistas actuales: se toma un recurso, se fabrica ese recurso, y se desecha ese recurso. Naturalmente, esta forma lineal de usar los recursos ha acabado pasando factura sobre nuestro medio ambiente, y por primera vez en la historia, la disponibilidad de recursos no renovables se ha puesto en peligro. Si seguimos con estos modelos de producción y consumo actuales, empezarán a escasear recursos, comprometiendo las necesidades básicas de la población. ¿Y, por qué está pasando esto ahora? Entre otras cosas, por el incremento de la población y en el nivel de vida medio de las personas, así como la emergencia de nuevas tecnologías que necesitamos para comunicarnos, para producir energía más limpia y para movernos de forma menos contaminante. Estos cambios requieren unos recursos que se tienen que sacar del medio ambiente (2).

 

Pero… ¿Qué son los recursos y de dónde vienen?

Desde el principio de los tiempos, la minería se ha encargado de suministrarnos las materias primas para la tecnología informática, médica, cosmética… ¡Incluso la pasta de dientes tiene alrededor de seis minerales distintos! (3) En la figura podemos ver los recursos minerales que un teléfono necesita para funcionar, como el aluminio para la pantalla, cobre para los cables eléctricos o litio para la batería.

(4)

Otro ejemplo lo podemos ver en los recursos para un molino de viento para generar energía renovable, como hierro para las aspas del molino, o cobre y plomo para el cableado.

(5)

¿Y, porqué es un problema?

Desde el punto de vista de las tecnologías para la comunicación, Internet ha cambiado nuestras vidas por completo. Esto implica la fabricación exponencial de móviles y ordenadores que cada vez más personas consideran una necesidad básica, y por lo tanto una demanda mayor de los recursos que los constituyen.

Desde el punto de vista medioambiental, es una paradoja que, para pasar a una industria verde de energías renovables, se necesiten más recursos que la industria marrón de combustibles fósiles; los motores combustibles son: el gas natural, el carbón y el petróleo. No obstante, los materiales que se necesitan en la industria verde para, por ejemplo, las baterías recargables de los coches eléctricos son muchos más, entre ellos el litio, el níquel o el cobalto (6).

 

¿Qué se está haciendo para aliviar estos problemas?

En definitiva, la disponibilidad de recursos para una sociedad más sostenible se está viendo amenazada, pero lo bueno es que hay muchas soluciones que se están llevando a cabo. Por ejemplo, se puede recurrir a recursos secundarios que pueden darnos estos minerales, como son los productos que usamos y que queremos desechar. ¿Cuántos móviles tienes en casa que ya no usas? Un buen sistema de reciclaje puede levantar la carga que se está poniendo sobre la extracción de estos recursos. También, se pueden usar metodologías para evaluar el verdadero impacto del ciclo de vida de un producto en el medio ambiente, y por lo tanto para trabajar hacia una sociedad más sostenible. Por ejemplo, en 2016, la Universidad de Harvard condujo un estudio para evaluar el impacto medioambiental de dos tipos de tomates: aquellos que fueron cultivados en invernaderos en los EE. UU. y aquellos que fueron traídos desde México a EE. UU. La hipótesis inicial era que los tomates cultivados más cerca con tecnología de invernadero tendrían menos impacto medioambiental que el cultivo de muchas más hectáreas en el campo en Méjico y su transporte asociado. No obstante, se demostró al estudiar el ciclo de vida completo de ambos productos, que los tomates crecidos y transportados desde Méjico suponían un impacto medioambiental menor que el uso de invernaderos a distancias más próximas y en áreas de cultivo mucho menores como son los invernaderos (7).

 

En conclusión, el progreso técnico y medioambiental de la sociedad está planteando una serie de retos, como es la escasez de recursos. No obstante, existen actividades que construyen la economía circular a la que se tiene como objetivo llegar en los siguientes años. En una economía circular ideal, los residuos no existen: los productos se diseñan para que, en su final de vida útil, sean materias primas para otros productos. Este concepto se puede aplicar en la esfera técnica, como cuando un móvil llega al fin de su vida útil y el aluminio de su pantalla se usa como materia prima para un panel solar. Este concepto también se puede aplicar en la esfera biológica: se ha demostrado que el Reino Unido se podrían ahorrar unos mil millones de dólares al año en costes de vertederos, si a la comida orgánica que se dirige ahí se le extrae la energía intrínseca y se convierte en 2 giga vatios hora de electricidad. Esto supondría, aparte de una fuente renovable de energía, una reducción en emisión de gases invernaderos de 7,4 millones de toneladas (8). Este tipo de iniciativas se están llevando a cabo en el marco regulatorio de las Naciones Unidas en sus 17 objetivos de Desarrollo Sostenible, así como en la Unión Europea, que tiene el objetivo de reducir al 50% sus emisiones y llegar a la neutralidad climática- es decir, cero emisiones de gases de efecto invernadero, para 2050 (9). Finalmente, desde el punto de vista de nosotros, los consumidores, nunca viene de más entender de dónde vienen los productos que consumimos. Esto motivará a las empresas a desarrollar nuevos modelos de negocio en los que la preocupación medioambiental sea una variable clave para el desarrollo de nuevas tecnologías y productos.

 

Bibliografía

 

  1. Starke L. Breaking new ground: Mining, minerals, and sustainable development. Break New Gr Mining, Miner Sustain Dev. 2016;1–446.
  2. Gunn G. Critical Metals Handook (chapter 1). 2015. 451 p.
  3. Roger Baxter, COM, 2011https://www.miningweekly.com/article/modern-world-wouldnt-have-smart-phones-wind-turbines-toothpast-without-mined-minerals-2011-08-26
  4. Roger, Miller 2019. Stop wasting vital materials to avoid economic collapse https://miller-klein.com/2019/01/21/stop-wasting-vital-materials-to-avoid-economic-collapse/
  5. Carrara S, Alves Dias P, Plazzotta B, Pavel C. Raw materials demand for wind and solar PV technologies in the transition towards a decarbonised energy system [Internet]. 2020. Available from: https://ec.europa.eu/jrc
  6. Transparency C. Brown to Green: The G20 transition to a low-carbon economy. 2017;
  7. Rich A. Greenhouse tomato production in New England versus field-grown tomato A Better Way to Grow Tomatoes? Hydroponic Greenhouse Life Cycle Assessment. 2017;(July).
  8. Foundation EM. Towards the Circular Economy. Economic and business rationale for an accelerated transition. Ellen MacArthur Foundation. 2013.
  9. Comisión Europea. Seamos climáticamente neutros en 2050. Una visión estratégica a largo plazo para una economía de la Unión Europea próspera, moderna, competitiva y climáticamente neutra. 2019

 

 


Andrea Carrascosa
Ingeniera de Minas y está cursando un máster de Gestión Sostenible e Innovadora de Recursos Naturales entre la Universidad de Gante, la Universidad de Uppsala y la Universidad Técnica de Minería y Tecnología de Freiberg, con la intención de entender las cadenas de valor de los recursos naturales, su impacto en la sociedad actual y crear soluciones para su mejor gestión. Puedes encontrarla en Linkedin: https://www.linkedin.com/in/pacf/
.
Para más información o contacto puedes enviar un mail a nutricion@unionvegetariana.org

 

Publica un comentario

No tienes permisos para registrate