Image Alt

La vida detrás del santuario Vegan por Laura Luengo

  /  Blog UVE   /  La vida detrás del santuario Vegan por Laura Luengo

La vida detrás del santuario Vegan por Laura Luengo

 

‘Los animales tienen la increíble capacidad de convertirnos en mejores personas’

 

En 2003 mientras cursaba Bellas Artes, Laura Luengo dejó de comer animales. Años después fundó el Santuario Vegan que actualmente está a cargo de más de 300 animales y es uno de los espacios antiespecistas más grandes del país.

Desde hace trece años dedica prácticamente su vida al santuario, pero en sus ratos libres aprovecha para formarse sobre cuestiones que puedan ayudar a los animales considerados de granja, como por ejemplo su comportamiento, veterinaria y cosas que le enriquezcan para poder aprender y aplicar en su día a día para entenderles mejor.

Santuario Vegan, es un proyecto que nació de la mano de Laura Luengo y Eduardo Terrer. Actualmente ella es la presidenta de uno de los primeros santuarios que abrieron en España, pero… ¿cómo llegó a esta situación? ¿cómo es el día a día de un santuario? ¿qué sacrificios ha supuesto en su vida personal dedicarse al activismo?

 

Conoce de cerca la vida de Laura en el santuario Vegan…

 

 

Laura, ¿Cuál fue el motivo de llevar a cabo el proyecto que cambiaría tu vida?

Yo era vegana y trabajaba en una protectora de perros y gatos. Llevaba muchos años de voluntariado. En mis ratos libres hacia activismo para difundir el veganismo y sinceramente no terminaba de entender porqué el antiespecismo no ayudaba a las víctimas del especismo, porqué hablábamos de ellas en términos de números y de manera abstracta. Siempre me han inspirado las personas y las organizaciones que ayudan y están al pie de lo que sucede. Que además de concienciar van y hacen. Rescatan, cuidan, construyen,… me da igual que sea para animales humanos o no humanos. 

 

Yo no le diría a esas personas que lo que hacen no sirve de nada, ¡claro que sirve de mucho! Además las personas somos capaces de inspirar con nuestros actos y que otras nos inspiren. Así que sin duda hice lo que siempre había querido que era ayudar a los animales. A los más vulnerables. 

 

En ese momento trabajaba en la protectora de Valencia, había visto demasiados animales morir. Nadie se ocupaba de los animales considerados de granja, así que me volqué con ellos, con los gallos de pelea, los cerdos. Rescatamos un cordero que veía la televisión con nosotros. Luego llegó un grupo de gallinas de una granja intensiva que eran adorables, les encantaban las bayas de goyi y se tiraban el día en la cocina buscando la compañía y algún premio. Personalmente me fascinaron los animales considerados de granja. Se sabía tan poco de ellos y tenían tanta personalidad por descubrir, tanto amor. Y sin embargo en España no tenían ningún lugar donde ir.

 

Nos encontramos a Mel, una oveja moribunda que habían abandonado en pleno verano del 2011 para que muriera sola en el campo y Mel fue la señal. Mel nos dijo que ese era el camino, así que cogimos nuestra familia de 60 vidas rescatadas, buscamos una finca en Madrid y decidimos crear un santuario. En un mes ya habían llegado los cerdos rescatados de una granja intensiva, el cabrito que nadie quiso, más corderos, más ovejas … y así hasta hoy. Que hubiera espacios para este tipo de animales era una necesidad.

 

Cuéntanos más sobre el santuario, ¿cómo lo describirías?

El santuario Vegan nace del deseo de ayudar a los más vulnerables. De dar un espacio de cuidados y AMOR a quién no lo tiene en este mundo. Cuanto más vulnerable más protección merece en un mundo donde no son tenidos en cuenta. Santuario Vegan es el refugio de animales que iban a morir en granjas, es el refugio de decenas de animales que nacieron o viven con una discapacidad y de ancianos que cuando llegaron a su edad geronte iban a ser desechados como basura. Y esperamos y deseamos que siga creciendo y que cada vez se pueda ayudar a más animales. Es nuestra manera de construir un mundo mejor aunque sea en lo que nosotros podemos cambiar.

 

Ahora mismo viven en Fundación Santuario Vegan 300 animales rescatados. Las especies que ayudamos comprenden entre vacas y toros, caballos y burros. Cerdos, jabalíes, ovejas cabras y aves que son consideradas “de granja”.

 

Tenemos a ocho personas dedicadas en cuerpo y alma al cuidado de los animales. Es muy exigente. También esta Sil que es nuestra veterinaria desde hace casi dos años. Ella vive aqui con los animales todo el día por lo que pueda pasar y puedan necesitar. Los cuidadores vivimos aquí en el santuario porque tenemos que atenderles 24h durante 7 días a la semana. Y contamos con un grupo de unas ochenta personas que se comprometen a venir aqui al menos un día al mes. Lo cierto es que siempre faltan manos a pesar de todo.

 

Imagino que como todos los comienzos, no fue fácil llevarlo adelante …

Fueron muy duros. No teníamos ni fondos ni ayuda. No había muchas personas concienciadas y los santuarios no recibían la importancia que hoy en día reciben como espacios necesarios que permiten no solo salvar, sino que los propios animales actúen como embajadores del veganismo.

 

No teníamos dinero para comer apenas, comíamos pasta con tomate, avena… No podíamos parar ni descansar porque no había apoyo ni tampoco teníamos fondos para contratar a alguien. Sin embargo, siempre te llegaban casos de animales que sabías que si no ayudabas iban a morir y pensabas que tu situación por muy mala que fuera siempre iba a ser mejor que la de ese individuo y lo ayudabas, a pesar de no tener el espacio o no tener los fondos.

 

Cuesta empezar y mucho. Hasta que poco a poco las personas conocen tu trabajo, conocen lo que haces y que lo haces desde el corazón y más personas se unen a ayudarte.

 

 

….

 

Puedes seguir leyendo la entrevista en nuestro último número de Vegetus, la revista vegana, gratuita y descargable de la UVE