Image Alt

Pirotecnia: La fiesta de algunos, el sufrimiento de otros

  /  Blog UVE   /  Pirotecnia: La fiesta de algunos, el sufrimiento de otros
pirotecnia y animales

Pirotecnia: La fiesta de algunos, el sufrimiento de otros

Los meses de verano albergan muchas festividades a lo largo del territorio español: las hogueras de San Juan, San Fermín, la Tomatina, Moros y Cristianos,… además de todas las correspondientes a los pueblos y localidades en honor a sus patrones y patronas. Las fiestas se caracterizan por su júbilo, música, colorido y mucha pólvora.

pirotecnica y animalesLa pirotecnia ya sea en forma de fuegos artificiales, petardos o cohetes, es un elemento que puede dañar la salud de los animales que conviven con nosotros y de los que se encuentran en el entorno.

El Informe técnico veterinario sobre los efectos de la pirotecnia en animales publicado por AVATMA (Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y del Maltrato Animal), describe el miedo como ‘una respuesta emocional que aparece cuando el individuo se enfrenta a un estímulo o a una situación amenazante, constituyendo un mecanismo de adaptación o supervivencia ante situaciones que podrían llegar a resultar peligrosas, una respuesta normal y adaptativa que conlleva cambios tanto fisiológicos como conductuales’

Debido al miedo y los diferentes síntomas que pueden generar, en los últimos años tanto asociaciones como partidos políticos han recriminado el uso de materiales explosivos en fiestas y celebraciones, pues supone un problema para muchas personas con trastornos del espectro autista (TEA), con hipersensibilidad auditiva, bebés, ancianos y distintas especies de animales.

 

Cómo afecta la pirotecnia a los perros y gatos

Una de las fobias más comunes en perros son los ruidos fuertes como pueden ser truenos o los derivados de la pirotecnia. La capacidad auditiva de los canes es muy sensible y esta es una de las causas que provocan que el sonido de la pirotecnia sea una experiencia negativa para ellos.

Quienes tienen animales que sufren estas situaciones pueden asegurar que los perros muestran signos de ansiedad, temblores, jadeos, taquicardia,pirotecnia y animales incontinencia… buscan lugares seguros de forma incontrolada, se paralizan o si se encuentran fuera del hogar pueden llegar a escaparse (corriendo el riesgo de ser atropellados). También se conocen casos donde el animal ha muerto por un fallo cardiaco.

La reacción de los felinos es esconderse en lugares seguros o escapar. Si se encuentran en la calle cabe la posibilidad de que corran detrás del explosivo y lo ingieran o les cause lesiones oculares y auditivas.

No todos los animales actúan igual ante las explosiones de la pirotecnia o los ruidos fuertes. Muchos no tienen ningún tipo de síntoma y aunque no se conoce muy bien las razones de ello, se baraja que sean patrones adquiridos (por ejemplo, los perros dedicados a la caza soportan mejor estas situaciones).

Lo que sí se ha demostrado en un ensayo llevado a cabo en la Universidad de Bristol, es que los perros de avanzada edad son más propensos a mostrar un comportamiento temeroso ante los ruidos, que los perros más jóvenes.

Otro estudio más amplio de la Universidad de Oslo afirma que un 23% de los perros analizados reportaba miedo a los ruidos, y que los petardos y fuegos artificiales son los principales causantes del terror, por delante de otros ruidos fuertes como los disparos, los truenos de las tormentas y el ruido del tráfico.

 

Los animales del entorno

Tendemos a pensar que estamos solos en las ciudades o en los pueblos, cuando existe una rica fauna autóctona que sobrevuelan nuestros cielos o que convive no muy lejos de nosotros.

Las aves son una de los animales más afectados por la pirotecnia. Gorriones, palomas, gaviotas, garzas, … pueden sufrir daños en sus sistemas auditivos, pirotecnia y animalesdesorientarse de tal manera que no sepan volver (ante el ruido y el humo suponen que se encuentran en una situación de peligro y huyen despavoridamente) e incluso la muerte por taquicardia o por impacto contra alguna fachada.

Otros animales sensibles a los ruidos son los caballos. A pesar de ser animales grandes, viven en un constante estado de alerta por lo que la pirotecnia puede afectar igual que los perros y gatos, sintiendo miedo y estrés que puede derivar en una huida, intentando saltar vallas, quedando desprotegidos y con la posibilidad de ser atropellados.

Los roedores o conejos, también sufren las consecuencias debido a los petardos y fuegos artificiales, pues el estruendo les puede provocar ansiedad y como cualquier animal que se siente amenazado, huir sin dirección pudiendo ser víctimas en las carreteras.

Existen también fuegos artificiales que se proyectan desde el mar, afectando a la fauna del medio.

 

Cómo ayudar a los animales

Para aquellos que estén en casa es importante que se sientan seguros. Intenta permanecer con ellos en las horas que sepas que pueden realizarse los espectáculos y aplica los siguientes consejos:

  • No los saques a la calle. Paséalos una hora antes.
  • Cierra todas las ventanas y puertas de la casa, así el impacto del ruido será menor.
  • Prepara un espacio seguro en una habitación. Usa sus juguetes, su cama y su manta para hacer un refugio.
  • Mantén la calma. Intenta tranquilizarlo con caricias y buenas palabras, pero no le riñas si aúlla o siente miedo y no intentes sacarlo de su escondite.

Si tenemos animales en recintos, por lo general, siempre hay que tener en cuenta que estén lo menos expuestos posible al ruido, en un lugar seguro sin posibilidad de escape y con elementos que él reconozca y le hagan sentir bien.

 

Alternativas a la pirotecnia

Muchas ciudades del mundo han comenzado a utilizar fuegos artificiales ‘silenciosos’. A pesar de su adjetivo, este tipo de pirotecnia sigue emitiendo ruido, pero por debajo del habitual, usan menos material explosivo pero son un poco limitados ya que no se dispone de tantos colores, no alcanzan grandes alturas y no se dispone de variedad de efectos visuales.

La pirotecnia silenciosa también se extiende a los petardos. Las empresas conscientes de las diferentes necesidades o circunstancias por las que se puedan dar esta reclamación, notan que cada vez hay más demanda sobre ello y afirman que ‘abandona el ruido y la explosión pero jamás pierde, incluso gana, en calidad visual, ya que aporta luz y color’.

 

 

Laura Jiménez Orts
Periodista y activista por los DDAA. Responsable de comunicación de la Unión Vegetariana Española. comunicacion@unionvegetariana.org

 

 

 

Publica un comentario

No tienes permisos para registrate