Cómo veganizar a otras personas

Cómo veganizar a otras personas

Traducción del artículo How to veganize other people, de Tobias Leenaert

Muchos veganos están buscando la forma ideal para que otras personas se hagan veganas. A menudo, apuntan a buenos amigos, familiares o incluso a su pareja. Y, no pocas veces, se quedan bastante frustrados cuando sus intentos de que dichas personas dejen los productos animales no resultan en cambios significativos. A continuación, encontrarás algunos de mis pensamientos y consejos sobre este tema.

En primer lugar, no me gusta pensar en términos de “convencer” o “convertir” a otros. Este tipo de lenguaje es, en mi opinión, no productivo. No es bueno que la gente escuche que queremos convertirlos o convencerlos (las personas son muy resistentes a dejarse convencer por parte de otros, ver más abajo). Por esta razón, es mejor para nosotros no pensar en nuestros esfuerzos en esos términos. Al final, no podemos hacer que otras personas hagan nada. Pero podemos influenciarlos en la dirección correcta y ayudarlos a abrir sus corazones y mentes.

El término influir también puede tener una connotación de manipulación o coacción, pero de hecho influir es algo muy normal que nadie puede evitar. Cada ser humano está influenciando a otras personas todo el tiempo, implícita o explícitamente, en una dirección positiva o negativa. No deberíamos estar avergonzados ni recelosos de intentar influir en las personas en una dirección positiva, dando por sentado que la influencia se haga con integridad, transparencia y buenas intenciones.

Por lo tanto, aquí hay algunas sugerencias para influir de manera efectiva en otras personas para moverse hacia el veganismo o hacia comer más a base de plantas.

UNO: pregúntate si vale la pena
Algunas personas nunca van a hacerse veganas en el transcurso de sus vidas, o al menos esto requeriría mucho tiempo y energía. Es posible que este tiempo y energía sea mejor invertirlos en otro lugar. En términos más generales, podemos preguntarnos si gastar muchos recursos en interacciones uno a uno es interesante en absoluto, dado que también podríamos tratar de cambiar instituciones como escuelas, empresas y gobiernos locales. En general, buscar un cambio institucional produce rendimientos potenciales mucho más grandes que buscar un cambio individual. Por supuesto, algunos individuos pueden ser muy influyentes al tener un amplio alcance, o justamente porque tienen poder de decisión para cambiar las cosas en el seno de una institución en la que trabajan. Si tu madre es la directora general de una gran empresa, es más interesante tratar de influir en ella que si ella fuese solamente una trabajadora por cuenta propia y no tuviese un gran impacto en otras personas. Por lo tanto, si puedes, invierte tu tiempo en personas que sean multiplicadores.

DOS: piensa y ponte en sus zapatos
No utilices un enfoque de talla única para todos, sino adapta tu enfoque a la persona o personas que tienes delante. Trata de imaginar cómo es ser como ellos. Intenta saber qué están buscando y qué podría ayudarles a cambiar sus corazones y sus mentes. ¿Es una discusión filosófica? ¿Es la buena comida? ¿Es tan solo una gran conversación? ¿Temen perder la salud? ¿Tienen alergias y necesitan una solución realmente práctica? ¿Necesitan que les muestren que hay muchas alternativas buenas y que comer vegano no es inconveniente?

TRES: informa y ayuda
Cuando los veganos consideran las herramientas que tienen a su disposición, generalmente pensarán ante todo en los argumentos morales, emitidos en forma de discurso, video de youtube, panfleto o documental. Puedes usar todos ellos y puede que resulten útiles. Pero considera que hay muchos más. Podemos darle muchas cosas a la gente, y de muchas formas. Podemos usar no solo argumentos morales (qué les ocurre a los animales…) sino también otros argumentos (el medio ambiente, la salud, etc.). O bien, podemos evitar los argumentos por completo y darles una experiencia de buen paladar. Podemos entregarles información teórica (cuántos árboles se cortan para obtener carne) o información práctica (dónde encontrar un excelente restaurante). Y, si tienes la capacidad de hacer las cosas más fáciles para la persona que deseas influenciar cocinando para ella o proporcionándole comida, hazlo.

En cualquier caso, evita la sobrecarga de información. Es tentador dar a la gente más y más información, con la esperanza de que este próximo texto, cita, video o foto será la gota final que consiga cambiarlos. Si la gente sigue pidiendo más, de todos modos, dales lo que quieren. Pero la mayoría de la gente no. No asumas que una apertura inicial o solicitud de información significa que seguirán receptivos, y que nunca se llegarán a cansar. Si te ven como a una persona que, cada vez que están cerca de ti, seguirás hablando sin cesar sobre el mismo tema y no puedes callarte al respecto, simplemente te evitarán.

CUATRO: Pide, pero no pidas todo o nada
Siempre es bueno darles a las personas una sugerencia u objetivo concreto. No presentes este objetivo, sin embargo, como algo que tienen que hacer (por cuestiones éticas o lo que sea), sino como algo que es bueno hacer. Y ese objetivo no siempre tiene que ser el veganismo. Si bien es posible que no estén listas para ser veganas, muchas personas estarán dispuestas a dar algunos pasos. Es posible que quieran participar en los Lunes sin Carne, o en Veganuary. O incluso es posible que quieran ir más allá, como no comer productos animales durante la semana, o lo que sea. Acepta y aprecia estos pasos porque 1) ayudan a reducir el sufrimiento en sí mismos, y 2) son pasos que pueden conducir hacia otros más. Una vez que se ha cruzado el umbral inicial, las cosas se vuelven mucho más fáciles. Además, es importante darse cuenta de que no podemos exigir a todo el mundo que se haga vegano en este momento, y de que si conseguimos que un suficiente número de personas reduzcan seriamente su consumo, el mundo vegano estaría a la vuelta de la esquina. Es tan solo una cuestión de masa crítica y de llegar a un punto de inflexión.

CINCO: retrocede y sé paciente
Después de haber dado a la gente suficiente información, tan personalizada como sea posible, es hora de apartarte del camino y ser paciente. La paciencia significa que puede que haya que esperar meses o incluso años. Puedes pensar que tú o los animales no pueden permitirse años, pero así es como funciona. Aquí hay una hipótesis sobre por qué es importante retroceder a tiempo y ser paciente. La mayoría de las personas son de alguna manera como adolescentes: no quieren ser convencidos por los demás sobre cosas importantes, sino que quieren llegar a sus propias conclusiones. Ellos tampoco quieren dar la impresión de que han sido convencidos por ti. Especialmente en situaciones en que hay algún tipo de competición (amistosa) entre las personas (como con los hermanos, por ejemplo) o cuando la gente es obstinada, es importante dar a la gente la oportunidad de cambiar sin que tenga que parecer como si tú fueses el responsable de su cambio. Las personas pueden no cambiar porque no quieren aparentar eso. Entonces, ¿cómo podemos evitarlo? Si seguimos hablando y tratando de convencerlos, no tendrán espacio para “convertirse” sin parecer que sea por nuestra causa. Si, en cambio, retrocedemos y nos quedamos al margen, es posible que medio año después o así, se sientan seguros de que el cambio será (o parecerá ser) el resultado de su propio pensamiento independiente, más que de haber hablado contigo.

En este punto, ya no se necesita más proselitismo, pero es útil mostrarse como un vegano agradable, amable, paciente y servicial. Alguien, en otras palabras, cuyo ejemplo la gente quiere seguir. Confía en que, en este punto, las personas tienen la información necesaria. Puedes dar un empujón aquí y allá, pero en general, dales a las personas espacio para cambiar.

Más sobre el arte de influir en las personas de mi libro Cómo crear un mundo vegano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *