Image Alt

Turismo con animales

  /  Blog UVE   /  Turismo con animales
paseo camello

Turismo con animales

Muchos animales son utilizados y maltratados en el sector turístico. Nos podemos topar con estas dolorosas prácticas durante nuestros viajes sin esperarlo e incluso ser cómplices de ellas. Hacemos una radiografía del turismo con animales y te contamos cómo viajar de forma responsable.

Fotografías con felinos, paseos a lomos de elefantes, carruajes turísticos tirados por caballos, serpientes encantadas, monos encadenados, baños con delfines, visitas a zoológicos… Todos tienen efectos negativos para la salud física y psicológica de los animales implicados, sean de la especie que sean.

Excursiones con elefantes

En muchos destinos, demasiados, se pueden contratar excursiones a lomos de elefantes o visitas a ‘falsos’ santuarios en los que los turistas bañan una y otra vez a estos maravillosos animales y dan de comer a las crías. Estos últimos se han puesto de moda después de que empezara a haber rechazo por parte de los turistas occidentales a montar elefantes.

Tras estas actividades hay una vida miserable para los paquidermos: son capturados de la naturaleza cuando son pequeños, muchas veces después de matar a sus madres. A continuación, someten a las crías durante años a duros entrenamientos con métodos abusivos. Para controlarlos y someterlos, utilizan una técnica que implica no darles comida ni agua, aislarlos en una diminuta jaula, privarlos de sueño, encadenarlos, y atarlos y golpearlos con ganchos metálicos en lugares sensibles como son las orejas y los ojos.

Paseos en camellos

Más turismo con animales: en este caso, hablamos de camellos, que son demandados en paseos y para hacerse fotografías con ellos en países como Egipto, Marruecos, China o España (sí, en las islas Canarias). Para ello, los animales pasan largas horas al día atados -enganchados unos a otros con argollas de acero metidas en la pared nasal o con cuerdas atadas a sus mandíbulas inferiores- bajo un calor abrasador, sin acceso a comida, agua o sombra. De esta forma, los animales no pueden exhibir sus comportamientos naturales.

Rutas en carruajes de caballos

carruaje de caballos No tenemos que viajar muy lejos para ver carruajes llenos de turistas tirados por caballos, ya que están presentes en ciudades españolas. Los animales son explotados diariamente durante muchas horas. El resultado: heridas, golpes, deshidratación, golpes de calor… en una palabra: sufrimiento. Cuando estos animales ya no sirven para seguir entreteniendo a los humanos, terminan en el matadero y ceden su miserable rutina a otros.

El movimiento mundial de protección de los animales nació justamente por la compasión que despertaban en algunas personas los caballos, mulos y asnos. Ha llovido bastante desde entonces, pero todavía queda mucho por hacer al respecto.

Fotos con tigres

Las visitas a centros de tigres -de diferentes subespecies- son una actividad turística que tiene lugar en varios países asiáticos como Tailandia, Laos, China y Vietnam. Allí se puede alimentar a las crías y acariciarlas, así como hacerse fotos con ellas y otros ejemplares mayores.

Estos animales en peligro de extinción son criados y maltratados para explotarlos económicamente. ¿Cómo lo hacen? Los separan de sus madres cuando tienen de dos a tres semanas, los confinan en pequeñas jaulas, los encadenan y los someten a duros entrenamientos. También los drogan constantemente. ¡Todo para que el visitante tenga una foto cool que colgar en Instagram!

Espectáculos de delfines

Miles de delfines viven encerrados en jaulas de parques acuáticos, centros comerciales, discotecas y hoteles. Llegan a estos lugares tras ser arrancados de su hábitat y separados de sus grupos naturales, y son obligados a hacer piruetas al son de la música o a nadar con humanos. Como podrás imaginar, nada de esto satisface sus necesidades de comportamiento y fisiológicas. Actúan así tras duros y crueles entrenamientos que les provocan estrés y problemas de salud. ¡Que no te engañe su supuesta sonrisa!

¿Quieres viajar de forma responsable y no contribuir al maltrato animal?

Para ello, es fundamental que te informes bien antes de contratar un viaje o actividad: conocer si habrá animales implicados o no y qué tipo de empresa está detrás de la comercialización del servicio.

Si quieres ver animales de cerca y ayudarlos puedes visitar centros de rescate y santuarios ‘reales’, donde sí que trabajan por su bienestar. También puedes optar por observar a la fauna salvaje en su hábitat natural, siempre y cuando se gestione de manera responsable y cumpliendo con una serie de requisitos. Turismo con animales, pero de forma responsable y vegana.

 

 


Cristina Fernández @crisfersan
Periodista especializada en veganismo.

 

 

Publica un comentario

No tienes permisos para registrate