Image Alt

Socorro, mi hijo/a quiere ser vegano/a

  /  Blog UVE   /  Alimentación   /  Socorro, mi hijo/a quiere ser vegano/a

Socorro, mi hijo/a quiere ser vegano/a

Cuando los niños y niñas deciden no comer animales. Pautas para padres y madres no veganos.

 

Muchos niños y niñas veganos lo son por influencia familiar. Existen muchas familias que han criado desde pequeños a sus hijos e hijas en el veganismo, educándolos en el respeto hacia los animales y dándoles una alimentación vegetal nutritiva, sabrosa y divertida. 

 

Y aunque este contexto suele ser el más común, pues los padres y madres deciden hacerlo desde que nacen ya que llevar un estilo de vida vegano y una alimentación 100% vegetal está recomendada en cualquier etapa de la vida, no siempre ocurre así.

 

A veces los más pequeños no siempre encuentran la motivación para tomar esta decisión dentro del núcleo familiar.

 

En ocasiones, los mismos niños y niñas piden a sus progenitores (no veggies) dejar de comer carne, pescados, leche y otros productos derivados. Es posible que hayan visto algo que les haya removido y hecho pensar sobre ello (recordemos cuando Lisa Simpson tomó esta decisión personal), que tengan una sensibilidad especial o que quizá no les guste el sabor. Pueden haber diversos motivos para que un día decidan dejar de comer animales.

 

La elección de adoptar un estilo de vida vegano es un momento significativo. Cuando se decide a una edad temprana y los padres y madres desconocen cómo llevar a cabo los deseos de sus hijos, es posible que surjan ciertas dudas sobre cómo afrontar esta decisión ya que existe una gran preocupación por la salud y bienestar de los pequeños. 

 

Sin embargo, es esencial entender que no hay ningún problema en ello y que el veganismo es más que una simple dieta pues abarca todos los ámbitos de la vida que deberán basarse en el respeto hacia los animales. Por ejemplo, no solo se dejará de comer carne y otros productos derivados de animales, sino que ya no se visitarán espacios donde se exploten animales como los zoos o los circos ni se comprará ropa o complementos que puedan llevar piel de origen animal.

 

Apoyar a los hijos e hijas en esta decisión es fundamental para crear una relación sana y un ambiente familiar agradable, a través de una comunicación abierta. 

 

Es importante respetar la decisión de ser vegana, incluso si no compartes sus creencias. Hay que evitar hacer comentarios críticos o burlarse de su elección, ya que esto podría generar conflictos innecesarios y pérdida de confianza. 

 

¿Por dónde empezar?

Lo primero de todo es no agobiarse. El veganismo es un estilo de vida que practican millones de personas en el mundo, muchas de ellas desde pequeñas. 

Una de las primeras cosas que debes hacer es mantener una conversación para poder entender las motivaciones que le han llevado a ello. Pregúntale por qué ha decidido hacerse vegana y escucha atentamente sus argumentos. Esto te permitirá comprender sus razones y demostrar que te preocupas por sus decisiones, además de que tu hija o hijo se sentirá más seguro.

 

A pesar de que el veganismo cada vez es más popular, hay personas que no están nada familiarizadas con él. Si esto ocurre, el siguiente paso a dar es investigar sobre ello y compartir tus nuevos conocimientos con tu hijo o hija. Es importante aprender sobre los aspectos nutricionales y éticos del veganismo, ya que de esta forma podrás comprender mejor su elección y responder a posibles dudas que surjan. Podéis ver libros veganos juntos y compartir buenos momentos o quizá ver alguna película como Okja, Buscando a Nemo o Pollitos a la fuga.

 

Una de las cuestiones más importantes es asegurarse de que los niños y niñas tengan acceso a alimentos veganos nutritivos, por lo que hay que conocer las fuentes veganas de proteínas, calcio, hierro y otros nutrientes esenciales para asegurarte de que su dieta sea equilibrada. Lo mejor para dar los primeros pasos es hablar con una nutricionista para que pueda guiar y dar las pautas necesarias acorde a la edad y que no haya ninguna duda.

 

Respecto a la alimentación, otro aspecto a tener en cuenta es cocinar los alimentos. Aunque la dieta vegana es muy variada y se pueden veganizar prácticamente todos los platos tradicionales, quizá al principio cueste un poco encontrar los sustitutos ideales. Por eso, cocinar juntos es una excelente manera de descubrir nuevos alimentos y de explorar recetas veganas deliciosas. Esto no solo fortalecerá vuestro vínculo, sino que también os ayudará a aprender más sobre la cocina vegana.

 

Y si vais a cocinar juntos, lo mejor es ir a comprar juntos. Quizá sea el momento de hacer compras más conscientes. Es bueno aprender a leer las etiquetas de los productos para identificar ingredientes de origen animal, de esta manera, podéis tomar decisiones y elegir alimentos y productos que sean veganos y respetuosos con los animales.

 

Pero …¿Y fuera de casa?

Uno de los momentos que puede resultar más delicado es informar a la familia, amigos y allegados de la decisión de haber escogido una alimentación libre de crueldad. 

Es importante poner en contexto previamente a las personas con las que nos vamos a reunir o hacer alguna celebración. Hay que evitar que esta noticia se convierta en el centro de atención. Lo mejor es normalizar la situación y que los pequeños se sientan cómodos y disfruten del momento sin que esto suponga un problema.

 

La escuela también puede ser un momento delicado, ya que muchos comedores escolares no ofrecen opciones veganas. Si te encuentras con este problema, nos encantaría ayudarte.  

 

Para que los niños y niñas puedan interactuar con otros de su edad y que se encuentren en su misma situación, es positivo ayudar a tu hija o hijo a conectarse con grupos y comunidades veganas locales o en redes. Esto le proporcionará un sistema de apoyo y la oportunidad de conocer a otras personas que comparten sus valores.

 

Aquí puedes encontrar consejos sobre la socialización de los niños y niñas veganos.

 

Por último, decir que como padres y madres es importante apoyar a tu hija o hijo en su decisión de dejar de comer animales pues puede ser una experiencia enriquecedora para todos.

 

Al mantener una comunicación abierta, aprender juntos y fomentar una relación respetuosa con la comida y el entorno, puedes ayudarla a prosperar en su viaje hacia el veganismo mientras fortaleces vuestro vínculo familiar y quién sabe, quizá te animes a seguir sus pasos. 

 

Publica un comentario