Image Alt

Por qué una alimentación vegetal ayuda al planeta

  /  Blog UVE   /  Por qué una alimentación vegetal ayuda al planeta

Por qué una alimentación vegetal ayuda al planeta

En la lucha contra la crisis climática, se ha reconocido cada vez más que las decisiones individuales, especialmente en términos de dieta y consumo de alimentos, desempeñan un papel crucial. 

El cambio climático, incrementado por las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) derivadas de actividades humanas, plantea una amenaza sin precedentes para la estabilidad del planeta y la supervivencia de las especies, algo que se pone de manifiesto en esta semana donde se visibiliza la importancia de conservar nuestro entorno. 

En este contexto, la transición hacia una alimentación basada en vegetales emerge como una estrategia esencial para mitigar los impactos del cambio climático y promover la sostenibilidad ambiental.

El cambio climático es una realidad innegable que está transformando nuestro mundo a un ritmo alarmante. El aumento de las temperaturas globales, el derretimiento de los casquetes polares, la acidificación de los océanos y los fenómenos meteorológicos extremos son solo algunas de las manifestaciones visibles de esta crisis. 

Si bien el sector energético y el transporte suelen ser los focos principales de las discusiones políticas sobre cambio climático, la industria alimentaria también desempeña un papel significativo en la generación de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI). De hecho, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la producción de alimentos es responsable de aproximadamente una cuarta parte de las emisiones globales de GEI. 

La cría de ganado, incluida la producción de carne, leche y huevos, es particularmente intensiva en carbono y consume grandes cantidades de recursos naturales, como agua y tierra. Además, la deforestación para la expansión de pastizales y la producción de alimentos para animales agrava aún más el problema al eliminar sumideros naturales de carbono y degradar los ecosistemas forestales. En todo el mundo, la producción de carne y lácteos utiliza el 83% de las tierras agrícolas y produce el 60% de las emisiones de gases de efecto invernadero de la agricultura, mientras que proporciona solo el 18% de las calorías y el 37% de las proteínas (Science, 2018).

La adopción de una alimentación basada en vegetales emerge como una estrategia clave para reducir las emisiones de GEI y mitigar los impactos del cambio climático. 

 

 

Un estudio de la Universidad de Michigan y la Universidad de Tulane (2020) estimó que reemplazar la mitad de todos los alimentos de origen animal con alimentos de origen vegetal podría resultar en una disminución del 35% en las emisiones relacionadas con la alimentación en los EE. UU.

Los alimentos de origen vegetal, como frutas, verduras, legumbres, granos enteros y frutos secos, tienen una huella ambiental considerablemente menor en comparación con los productos de origen animal ya que generan menos emisiones de GEI y requieren menos recursos naturales, como agua y tierra, en comparación con la producción de proteínas animales equivalentes. Un informe de The Lancet (2019) comparó los modelos de cambios en la producción de alimentos y la reducción estimada de los gases de efecto invernadero, y dedujo que una alimentación basadas en plantas podría reducir las emisiones relacionadas con los alimentos hasta en un 80% para el 2050.

Además, una dieta basada en vegetales también puede ayudar a preservar los ecosistemas naturales al reducir la presión sobre la tierra y los recursos hídricos. Al minimizar la demanda de productos de origen animal, se puede frenar la deforestación y promover prácticas agrícolas más sostenibles, como la agroecología y la agricultura regenerativa.

 

Reducir las emisiones de GEI

La producción de alimentos de origen animal, especialmente la carne y los productos lácteos, están asociadas con emisiones significativas de GEI, incluidos el metano y el óxido nitroso. 

Estos gases contribuyen al calentamiento global y al cambio climático. De acuerdo con datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la agricultura representa aproximadamente el 24% de las emisiones globales de GEI. 

Por el contrario, los cultivos vegetales requieren menos recursos y generan una fracción mínima de las emisiones de GEI asociadas con la producción ganadera. Un estudio demostró que las dietas vegetarianas y veganas emiten la mitad de emisiones y utilizan la mitad de tierra que las dietas basadas en carne y derivados de animales, pero optando por una dieta vegana se pueden llegar a reducir las emisiones en un 75%.

Ese mismo estudio asegura que las dietas basadas en vegetales también disminuyen el consumo de agua en un 54%, la destrucción de la fauna en un 66% y la producción de metano en un 93%.

 

Conservación de Recursos Naturales

La producción de carne requiere grandes cantidades de recursos naturales, incluida agua, tierra y energía. Por ejemplo, se necesita una cantidad considerable de agua para criar ganado (según la FAO, aproximadamente el 70% del agua dulce disponible en el mundo se destina a la agricultura) y cultivar los cultivos necesarios para su alimentación. Además, la deforestación asociada con la expansión de pastizales y la producción de piensos contribuye a la pérdida de biodiversidad y a la degradación de los ecosistemas. 

Por ejemplo, la producción de una cantidad igual de proteína a partir de lentejas en comparación con carne de res requiere aproximadamente 20 veces menos agua y genera una fracción mínima de las emisiones de GEI.

Cultivos adaptados al clima

El cambio climático está provocando fenómenos climáticos extremos, como sequías, inundaciones y olas de calor, que afectan la disponibilidad y calidad de los alimentos.

La producción de alimentos de origen vegetal, en ocasiones, tiende a ser más resistente a estas condiciones climáticas extremas en comparación con la producción de alimentos de origen animal. Los cultivos pueden ser más adaptables a diferentes condiciones climáticas y pueden requerir menos agua para su cultivo en comparación con la cría de ganado. Al diversificar y fortalecer la base alimentaria a través de una mayor producción de alimentos vegetales, las comunidades pueden estar mejor preparadas para enfrentar los desafíos derivados del cambio climático.

Acabar con el hambre y  la Desigualdad Alimentaria

Otro aspecto importante de una alimentación vegetal es su capacidad para mitigar el hambre y la desigualdad alimentaria a nivel global. Aunque el mundo produce suficientes alimentos para alimentar a toda la población, una gran proporción de estos alimentos se destina a la alimentación animal en lugar de a los seres humanos. Esta distribución desigual contribuye a la escasez de alimentos y al aumento de los precios, lo que afecta desproporcionadamente a las comunidades más vulnerables.

Al priorizar la producción de cultivos para consumo humano en lugar de alimentación animal, se podría aumentar significativamente la disponibilidad de alimentos a nivel mundial. Además, los cultivos vegetales tienden a ser más accesibles y económicos en comparación con los productos de origen animal, lo que podría ayudar a reducir la desigualdad alimentaria y mejorar la seguridad alimentaria en las regiones más necesitadas.

 

 

Además de los beneficios ambientales, una dieta basada en vegetales también puede promover estilos de vida más saludables y sostenibles. Los alimentos vegetales suelen ser ricos en nutrientes, bajos en grasas saturadas y colesterol, y pueden estar asociados con un menor riesgo de enfermedades crónicas como la obesidad, la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardíacas. Al adoptar una dieta más equilibrada y basada en plantas, las personas pueden mejorar su salud individual y reducir la presión sobre los sistemas de atención médica.

En resumen, el cambio de dieta es una estrategia crucial para mitigar el cambio climático y promover la sostenibilidad ambiental. Al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, conservar los recursos naturales, adaptarse a la variabilidad climática y promover estilos de vida saludables y sostenibles, una dieta basada en vegetales ofrece una solución integral para abordar los desafíos interconectados del cambio climático y la seguridad alimentaria.

Publica un comentario